lunes, 12 de octubre de 2009

Nadie vendrá

De nuevo haciéndome daño a mí misma y a todos los que más me importan a mi alrededor. De un tiempo para acá vengo sintiéndome muy desequilibrada... quizá me vendría bien un poco de ayuda.

Ahora pienso que mi vida nunca ha servido para nada. Ni siquiera para disfrutarla. Siento que sólo he causado daño... encima, ¿por qué? ¿Para qué? No lo sé... ¡Para nada! Lo único que sé es que estoy destruida. Y no creo que esta vez nadie venga a rescatarme. Nadie vendrá. ¿Dónde está la otra parte de mi ser? ¿En qué momento se ha dado la vuelta para abandonarme? Para abandonarnos...

Siempre he tenido miedo del mundo. De pequeña no sabía muy bien lo que estaba bien y lo que estaba mal. Y no tan pequeña... todavía recuerdo el día en que escondi las braguitas ensangrentadas de mi primera menstruación pensando que sería cruelmente castigada por ello. Y yo conocía perfectamente ese proceso fisiológico. Lo que me impulsaba eran los resultados, que siempre eran los mismos... ya hiciese las cosas bien o las hiciese mal. Siempre todo terminaba en gritos, golpes, patadas... hematomas, chichones, dolores y desprecio de alguien que me debería amar más que a nada en su maldita vida. Y ni un perdón después de recapacitar y percatarse mi agresora de que yo no era culpable de nada.

Ya mayorcita, para aprender he tenido que ser culpable. Sí, lo he hecho todo por mi cuenta, experimentando para ver reacciones y sin siquiera percatarme de lo que hacía, descubriendo un mundo que me daba miedo, descubriendo personas que me daban miedo, experimentando nuevos sentimientos y sensaciones que me asustaban todavía más.

No puedo con mi taquicardia... con mi nerviosismo, con mi falta de apetito. Creo que se m saldrá el corazón del pecho y no sé si vuelva. No sé si alguien venga. Creo que estaré completamente sóla... incluso sin la presencia de mi corazón que no deja de latir como loco desesperado en mi pecho. NADIE VENDRÁ ESTA VEZ. Además, no soy buena compañía para quien no le gusten los dramas. Siempre quiero descomplicarme, pero no es el momento.


Sin embargo... ahora mismo necesitaría un amigo. Que no me juzgue, que mire sienta y comprenda lo que realmente hay en mi alma. Pero quizá esa persona no exista...



Nadie vendrá.

5 comentarios:

Yyrkoon dijo...

Hola, ¿Nos conocemos?

Yyrkoon dijo...

Ah, vaya, me alegro que te gustase.
Pasa cuando quieras, yo, por mis partes, le echaré un vistazo al tuyo cuando tenga un ratillo suelto aquí en el curro. Ya te diré, para bien o para mal, así soy yo ^_^

Calígine dijo...

Pero que dices!!Nadie ya está acá.
Si las personas NO SON TODO, la ausencia de personas NO ES NADIE. Ojalá que la espera sea por el tiempo, el aire, o la vida misma, tu vida.

Anónimo dijo...

ese día fue unos de los peores y de los mejores que pudieron pasar.






ese día, solo hubo verdadero amor.

Alicia dijo...

¿Anónimo?